Así es la cascada artificial más alta del mundo que cae desde un rascacielos

Aunque parezca sacado de una película de ciencia ficción, este rascacielos de la ciudad de Guiyang en China alberga la cascada más alta del mundo. Se trata del edificio Liebian, un hotel al suroeste de esta ciudad financiera.

La cascada artificial se ha convertido en la más alta del mundo, con una altura de 108 metros, y el gasto eléctrico de su mantenimiento es de 76 euros a la hora, según ha comunicado Guizhou Ludiya Property Management Co, la empresa que la gestiona.

La compañía ha declarado al portal de noticias chino Kan Kan que la mayoría del agua que usan viene de agua reciclada o de la lluvia. La atracción turística no estará operativa todos los días sino que funcionará en días festivos durante 10 o 20 minutos cada hora.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.