Hija de Luis Miguel sufre grave accidente

la hija de Luis Miguel

Michelle Salas, hija de Luis Miguel sufrió de un accidente al terminar el año en Acapulco.

Michelle Salas, hija de Luis Miguel publicó varias fotografías en sus redes sociales donde disfrutaba de unas vacaciones en Acapulco y se encontraba para celebrar el inicio de año.

Walking out of 2017 like… ??‍♀️? #seeya

A post shared by ᴍɪᴄʜᴇʟʟᴇ sᴀʟᴀs (@michellesalasb) on


Lea también: A mediados del 2018 inicia gira de Luis Miguel y Alejandro Fernández


 

Lastimosamente cerca de las 7:00 p.m. del domingo, la blogger sufrió de un grave accidente del cual aún no existen muchos detalles.

Sin embargo, Michelle les informó a sus seguidores que se había sufrido un esguince el tobillo.

“Esguince en el tobillo para terminar el año como se debe”, escribió en sus Instagram Stories con el pie inmovilizado.

hija de Luis Miguel

Luego publicó una foto en la que se ve saltando, por lo que se cree que al tomar esa fotografía sufrió el grave accidente.

hija de Luis Miguel


Lea también: “Mi Gente” de J Balvin es la canción favorita de Obama


 

Sin embargo, eso no le impidió celebrar y dedicar un mensaje motivacional a todos sus seguidores, donde agradece y comparte que 2017 fue un año de aprendizaje.

Podría escribir mucho sobre este año. Sobre todo porque es un año que empezó de una forma y terminó de la manera más inesperada. Dicen que en la vida todo pasa por algo y personalmente lo que viví durante todo este año me ha ayudado a crecer más que cualquier otro año en el pasado. Es por esto que hoy puedo decir que palabra de este 2017 es APREDIZAJE. Aprendí a creer más en mi. A demostrar que no importa quien seas o de donde vengas que lo que verdaderamente importa es trabajar y luchar por nuestros sueños ya que estos son el motor de nuestras vidas. Aprendí a no juzgarme tan duro. A ver el lado bueno de las cosas malas y ver lo maravilloso de las buenas. Me di cuenta más que nunca que la vida es un segundo y que nadie tiene el derecho de hacer de esta un viaje duro o amargo, al contrario. Me di cuenta que rodearme de pocas personas pero con valores del tamaño del mundo vale mucho más que tener a un millón alrededor. Aprendí a decir lo que pienso sin temor a lo que digan los demás. A valorar a la gente que amo y que me demuestra su amor incondicional. Aprendí que hay momentos de decepción los cuales nos dejan cabizbajos de vez en cuando pero que nada es tan grave ni tan definitivo como para marcar nuestras vidas con sombras incurables. Que los verdaderos amigos se llaman amigos por una razón. Porque son leales, consistentes, amorosos y dan la vida por nosotros al igual que nosotros por ellos. Aprendí que las palabras siempre serán palabras pero que los hechos son los que marcan la verdad. Aprendí a valorarme como individuo y a darme cuenta que hacer feliz a los demás es la mayor satisfacción del mundo. Aprendí a decir te quiero cada vez que lo siento. Mientras más mejor 🙂 Pero sobre todo aprendí a dar GRACIAS. Gracias a todas y cada una de las personas que hizo de este año lo que fue. Un año duro y con muchos retos difíciles pero con mucho mucho amor y muchas ganas de hacer las cosas mejor. . Gracias a todos los que me siguen y que son parte de mi día a día. Nunca me cansaré de agradecer toda la felicidad que me da cada uno de sus comentarios y su apoyo a diario. Ahora si 2018… DÉJATE VENIR!!! ???♥️?????‍♀️⚡️??

A post shared by ᴍɪᴄʜᴇʟʟᴇ sᴀʟᴀs (@michellesalasb) on

Actualmente sigue disfrutando de su estadía en Acapulco y compartiendo grandiosas postales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.