Kim Kardashian y el insólito contrato para la madre sustituta de su tercer hijo

Ante su deseo de ser padres por tercera vez,  Kim Kardashian y Kanye West, han decidido alquilar un vientre, debido a una enfermedad de placenta que presenta Kim.

Antes de empezar con el proceso de gestación, la pareja debe  depositar en la agencia unos 68 mil dólares. Luego hacer 10 pagos mensuales de 4500 dólares.

Pero si el embarazo es múltiple, la madre subrogante recibe 5 mil dólares por niño adicional. Si por alguna complicación, la mujer pierde un órgano reproductivo durante la gestación o el parto, la pareja deberá resarcirla con unos 4 mil dólares adicionales.

La madre subrogante, además, tiene reglas que cumplir (siempre según el acuerdo de Kim y Kanye): debe abstenerse de fumar, beber y tomar drogas durante el embarazo. También acepta restringir las actividades sexuales en las semanas anteriores al embarazo y hasta 3 semanas después de la implantación del embrión. No puede meterse en un jacuzzi ni utilizar saunas, no puede manipular excremento de gatos, tampoco teñirse el pelo, sólo puede tomar una bebida con cafeína por día y tiene prohibido ingerir pescado crudo.

El acuerdo también establece que Kim y Kanye «asumen las responsabilidades legales y parentales de cualquier niño que pueda poseer cualquier defecto congénito u otras anomalías».

Kim quiere que sus hijos tengan otro hermanito pero debido a su condición médica no puede gestar otro hijo.

«He pasado por tanto después de los otros embarazos que los médicos dicen que no es seguro que geste un niño más», dijo Kim en un capítulo de ‘Keeping Up with the Kardashians’.

Lea También: (Kim Kardashian es fuertemente criticada por oscurecer su piel)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.