¿Por qué a las personas inteligentes les cuesta más enamorarse?

Personas inteligentes

Para las personas inteligentes, no es tan fácil enamorarse. Pero, ¿por qué sucede esto?

Desde intimidar a los demás hasta ser demasiado racionales, estas son siete posibles explicaciones.

1. Intimidan a los demás

Tal como le sucede a los famosos, las personas inteligentes intimidan a los demás. Muchas personas temen acercarse a ellas y, debido a esos temores, no se dan la oportunidad de intentar una relación, o al menos una sencilla conversación para conocerse.

2. Son demasiado competitivas

Las personas inteligentes odian perder. Vamos, admítelo, no toleras una derrota ni en el Candy Crush. Si bien esto es una señal de superación y evolución, en una relación puede ser un factor determinante. Es difícil sacar adelante una relación cuando nadie está dispuesto a dar el brazo a torcer.

3. Son difíciles de entender

Los seres humanos somos muy complejos, no siempre es fácil entender a una persona inteligente. A veces, sus intereses distan mucho de los de los demás o ven el mundo de otras formas. De hecho, allí radica su verdadera belleza, la belleza interior. Pero, ¿todos saben apreciar eso?

4. Una relación no es prioridad

Cuando eres una persona inteligente, eres soñadora, buscas siempre más y tienes millones de planes en tu cabeza. Disfrutas de tu propia compañía y te sientes bien siendo un persona productiva. Si bien una relación no te haría daño, no es tu prioridad. Como dice un sabio amigo: ahorita no, joven.

5. Extraño sentido del humor

El humor es raro a veces. Mientras muchas personas ríen de unas cosas, otras ríen de otras, no siempre es sencillo entender el humor de los demás. Mira si una persona inteligente te hace un chiste de física cuántica, si no eres un físico cuántico, difícil será que te rías (al menos, naturalmente).

6. Tienen estándares altos

Las personas inteligentes consideran esta característica como muy importante. Por eso, intentarán compartir su tiempo con personas que sean tan inteligentes como ellos mismos. Y, claro, no siempre es fácil encontrar a alguien así. Si a eso le sumamos que debe haber interés mutuo, enamoramiento y atracción física, se vuelve más difícil aún. «No eres tú… de hecho, sí eres tú».

7. Prefieren evitar las restricciones

Las personas inteligentes valoran mucho su libertad. Pueden salir, comer o hacer lo que desean cuando quieren. Tener una relación, muchas veces, es sinónimo de restricciones.

Ya sea para evitar los límites o porque no encuentran con quién tener una relación abierta, las personas inteligentes pueden terminar convirtiéndose en la tía solterona que se la pasa de viaje por el mundo. ¡Espera! Eso no suena nada mal.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.