“Rey del porno” da recompensa de $10 millones por Trump

Larry Flynt, el “gringo pervertido” ha vuelto a la carga y quiere destruir a Donald Trump.

Desde su silla de ruedas de oro, Larry Flynt, “el enemigo” del movimiento feminista, el “cristiano fundamentalista converso”, el “cruzado” a favor de la Primera Enmienda, regresa a la escena en Estados Unidos.

No a la escena sexual, pero sí a la política, esa “segunda casa” a la que siempre ha querido entrar y a la que su licencioso pasado siempre le ha cerrado la puerta.

Y lo hace de la misma forma, polémica y cuestionable, que lo ha hecho siempre, desde que libró la primera gran batalla por la legalización de la pornografía en Estados Unidos: con una convocatoria, con una provocación y con mucho dinero de por medio.

Lea También: Hugh Hefner: una vida resumida en 11 hechos

Tiene 74 años y una bala lo dejó parapléjico hace casi 40 años.

Esta vez todo comenzó con un anuncio publicado nada menos que en The Washington Post.

Hay dos frases con letras enormes en mayúsculas que sobresalen: 10 millones de dólares y Donald J. Trump. El provocador Larry Flynt y la revista pornográfica Hustler, de la que es fundador, ofrecen esa “oferta en efectivo” a cambio de “información que lleve a la destitución” al actual presidente de Estados Unidos. El anuncio detalla un número de teléfono y un correo electrónico al que escribir. La información, destacan, se mantendrá “confidencial”.

Lea También: Academia Americana del Cine expulsó a Harvey Weinstein tras escándalo sexual

La especulación sobre un procesamiento a Trump sobrevuela desde hace meses Washington ante las revelaciones de sus lazos con Rusia, pero parece un escenario improbable dado que los republicanos controlan el Congreso y por ahora no hay pruebas de irregularidad. Hay un hombre clave en ese debate: Robert Mueller.

El fiscal especial que investiga la trama rusa es quien debe determinar si Trump pudo cometer un delito de obstrucción a la justicia al despedir a James Comey como director del FBI, que lideraba las pesquisas sobre los lazos del entorno del presidente con Moscú.

De la silla de ruedas, y gracias a una hermana del entonces presidente de Estados Unidos, James Carter, Flynt pasó a la fe desbordada por Cristo, mientras seguía, por otro lado, impulsando la revista.

Es extraño que el mandatario todavía no haya tuiteado algo al respecto ¿Que pensará Donald Trump de su “nuevo enemigo”?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.