Starbucks va a cerrar 8.000 locales en Estados Unidos para que sus trabajadores sean menos racistas

Por si fuera poco después de tantos escándalos en los cuales ha estado involucrado Starbucks, viene otro màs sobre ellos, pero ahora se trata de un caso de racismo.

Escándalo racista en Starbucks: dos hombres negros entran a una cafetería, van directamente a sentarse en una mesa y cuando llega el camarero le dicen que están esperando a un tercer amigo antes de pedir sus alimentos. La encargada llama a la policía y ésta arresta a los jóvenes, que los expulsa del local por denuncia de invasión de una propiedad privada mientras el resto de clientes insiste en que no han hecho nada malo.

 Luego de esto el vídeo se ha hecho viral, la policía de Filadelfia esposando a dos chicos negros en actitud pasiva y mansa mientras el resto de la clientela clama al cielo por ese atropello a las libertades civiles, se ha movido durante todo el fin de semana.

Aunque a lo largo de los años, han construido una imagen corporativa progresista, la compañía de Seattle ya se ha topado con otras muchas crisis anteriormente, como las acusaciones de quedarse las propinas de sus baristas,  la aparición de moléculas fecales en su hielo (algo que se demostró que era falso), entre muchas otras. La encargada que llamó a la policía ya ha sido despedida, por supuesto, pero la dimensión del asunto hace que la medida no parezca suficiente.

Como se ha recordado estos días, aunque la población negra sólo representa el 13% de la población del país acumulan el 44% de los arrestos y detenciones. Otra teoría interesante acerca de este incidente es que la cafetería estaba localizada en un barrio eminentemente blanco, razón por la que la presencia de dos varones afroamericanos podía despertar sentimientos inconscientes de temor racista.

Solución, echar el cierre: la cadena anuncia que cerrará sus 8.000 establecimientos en Estados Unidos durante la tarde del 29 de mayo para que sus 175.000 trabajadores sean sometidos a un curso para combatir las prácticas racistas, tanto a la hora de atender a los clientes como en los procesos de selección de personal.

Gabriela Galeas
Gabriela Galeas
@ggaleas22

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.